Reseñas

Análisis | Mass Effect Andromeda (o por qué sí debes jugarlo)

¿Tan malo es Mass Effect Andromeda? En nuestro análisis intentamos abordar varias respectivas del cuarto juego en la saga, el cual hace (a nuestros ojos) más cosas bien que mal.

Mass Effect Andromeda ha sido objeto de linchamiento digital por parte de la crítica especializada y usuarios, pero ¿qué tan determinantes son sus quejas sobre el juego?

Mass Effect Andromeda ha sido uno de mis lanzamientos de videojuegos más esperados del año, y no por cualquier motivo; para empezar, BioWare es un equipo que se ha ganado el afecto de los jugadores desde Star Wars: Knights of the Old Republic (2003) para luego ir redefiniendo todo ese mundo en dos caras de la misma moneda RPG, la epopeya espacial Mass Effect y la fantasía épica de Dragon Age.

El inicio de tu aventura en Andromeda.

Ambos me gustan mucho, pero Andromeda marcaba la continuación de ese hermoso universo que nos llevó a través de la Vía Láctea con Shepard, hombre o mujer, en una trilogía que sigue estando entre los indispensables de la generación anterior de consolas. El detalle es que, cuando se sumaron las primeras críticas profesionales del juego en Metacritic, la reacción de todos mis conocidos fue apabullante; Mass Effect Andrómeda era el primer gran fiasco del 2017.

Un gran fiasco con sustento en una historia burda, falta de química entre la nueva tripulación y, por supuesto, problemas técnicos imperdonables para un estudio de la talla de BioWare, es decir, un AAA.

Alegar que una calificación entre 70 y 77/100 no dice nada es cegarse ante la realidad, pero con el paso de los años he aprendido que muchas veces la crítica profesional tiende a equivocarse, mientras que a los usuarios les es fácil linchar a un producto que, muy probablemente, ni siquiera tengan la intención de adquirir. O mucho menos sepan de qué va.

Bajo este supuesto es que me encontré al tener Mass Effect Andromeda entre mis manos.

Historia en paralelo

Andromeda funciona como un buen híbrido; si ya jugaste uno o todos los anteriores, estarás recibiendo una edición nueva, mientras que si eres ajeno a Mass Effect te gustará saber que lo que juegas se vive de modo “paralelo” a dichos títulos. Con Shepard ya habíamos vivido en la Vía Láctea, y ahora ¡sí! En la galaxia Andrómeda.

Junto a tu padre, tu gemelo (a) Ryder y una selección de científicos, militares y exploradores estarán buscando Meridian, un planeta que prometía convertirse en el nuevo jardín del edén para la humanidad, ya que has viajado criogenizado durante 600 años para alcanzarlo. Las cosas se saldrán de control, nuevas razas y amenazas fungen como el vehículo para una jornada más donde ahora tú adoptas la piel de un invasor.

No quisiera contar más sobre tu relación familiar, pero sin duda es uno de los pilares del juego, ya que a diferencia de Shepard, Andromeda trata el tema de una forma en la que es inevitable terminar amando a toda tu tripulación y estrechando lazos sanguíneos.

Como líder de la Iniciativa Andromeda, te verás explorando no solo nuevos sistemas, sino buscando el equilibrio en cada uno (ya sea para beneficiar a otras razas o a la tuya) al volverlos más habitables; y sí, en este caso la exploración se vuelve en la base de todo el juego.

Para los que jugaron Mass Effect (2007) les gustará saber que, la exploración planeta por planeta, está de vuelta ¡corregida y aumentada! Ir de un astro al otro en verdad es algo muy lindo de ver en pantalla y no solo eso, pues hacerlo te premiará con conocimiento y materiales (que sirven para crear objetos y armamento) incluso ganar acceso a nuevas misiones secundarias.

A bordo del Nomad.

En este aspecto, BioWare ha hecho un trabajo impresionante al caracterizar un planeta del otro; y ni hablar de aquellos que forman parte de la historia principal: aquí habrán selvas espesas, lugares áridos, bosques fríos y hasta un asteroide totalmente explorable. Para ello el Nomad se convertirá en tu buen aliado (la nueva versión del Mako que vimos antes) y te protegerá del calor o frío extremo, así como la radiación o los vapores tóxicos de dichas tierras hostiles. Claro que la exploración planetaria toma un sentido diferente gracias a la variedad de misiones secundarias que puedes realizar, ya sea coleccionando minerales, recopilando nuevas especies o desvelando misterios de un poder oculto en la galaxia Andrómeda.

Los cambios en el modo de juego

Mass Effect nunca se jugó mejor que en Andromeda y esto es algo que nos alegra mucho, pues los movimientos son más precisos y las armas tienen un recoil afinado que se necesitaba incluso en Mass Effect 3 (2012). La cobertura también funciona de mejor modo y, gracias a las diferentes combinaciones de clases para Ryder, puedes abordar a los enemigos de maneras viscerales, aunque hay algo que sí vamos a extrañar mucho: los comandos de equipo.

Sí, éstos existen todavía, pero de una forma muy superficial en comparación a los juegos anteriores, pues en Andromeda han quedado reducidos a decirle a un compañero que se ponga a cubierto o solo ataque a un enemigo.

Los perfiles de juego para Ryder son una combinación de los preexistentes, ya que hay especialización como ingeniero, comando, asalto y demás, donde cada uno te da diversas bonificaciones: mayor daño crítico a los enemigos, escudos más duraderos, más puntos de experiencia, solo por nombrar algunos.

En cuestión de armamento, BioWare alcanza un nuevo nivel principalmente por la creación, ya que hay elementos, materiales y minerales que abren el abanico de opciones para personalizar y jugar a como mejor te acomode, ¡incluso hay armaduras y armas del N7!

El multijugador

Un aspecto del que a nuestros ojos no se ha hablado mucho es su modo en línea, ya que nace directamente de las misiones automatizadas de Dragon Age Inquisition (2015) donde puedes elegir si jugarlas en tiempo real o enviar un bot para hacerla. Aquí no hay una estrategia de la cual te puedas ayudar (en Inquisition podías elegir entre utilizar tu influencia diplomática, un asesinato en sigilo o la guerra, por ejemplo) sino que se enlaza de manera directa con la campaña.

Es decir, puedes jugarlas por ti mismo o enviar a un batallón según la dificultad de la misión, que va de bronce a oro. Dependiendo de la que elijas será el tamaño de tu recompensa, las cuales se invierten en un sistema global de Andromeda: la viabilidad total de la nueva galaxia. Despertar a los ingenieros puede ayudarte en cuestión de aplicación de los materiales que has descubierto, o a diplomáticos para expandir tus relaciones con las otras razas, así como hay mercaderes que expandirán tus espacios de almacenamiento.

Al fin y al cabo, este es un RPG que muestra un lado más cercano a la administración de recursos sin caer en la especialización de otros como XCOM.

Hablemos de lo técnico

La versión que jugamos (PS4) es la que cuenta con un mejor rendimiento en consolas, aunque en PC las cosas tampoco son grandiosas. Es de amplio conocimiento que Andromeda tiene varios defectos en la animación facial de muchos personajes, pero este no es un problema que afecte absolutamente a todos ellos; de hecho, en algunas secuencias ni siquiera se nota pues no se calculan en tiempo real.

Uno de los rostros en las decenas de secuencias de video en Andromeda. ¿Crees que luce mal?

Pero más allá de lo irrisible de estas expresiones faciales, hay problemas mayores en Andromeda como el bajón de cuadros por segundo en ciertas secuencias con muchos enemigos en pantalla o ambientes que parecen no haber pulido. Después de la primera gran actualización del juego la estabilidad mejoró este defecto casi por completo, aunque el screentearing nunca se ha ido. Lo anterior va de la mano con la exploración del Nomad (parecería que se congela el panorama en pantalla) y cuando usas un viaje rápido o apareces en un planeta.

#TotalmenteÑoña

PSN/Steam: harajuku_
Xbox: Pollychu
Nintendo ID: cloratodepotasa
3DS FC: 0189-9552-8348

Comentarios

Análisis | Mass Effect Andromeda (o por qué sí debes jugarlo)
Click to comment
To Top