Cine/TV

Black Mirror “Bandersnatch” En dos consejos

Para despedir el año 2018, Netflix nos regaló una película interactiva de Black Mirror. Te compartimos lo que nos pareció en nuestra siguiente reseña.

Escrito por: Hernán Ibáñez

De todas las premisas y lanzamientos propios de Netflix, Black Mirror Bandersnatch tiene una peculiaridad. Trata de ser una película interactiva en la que tú decides el curso de su historia. Suena interesante y lo es, pero…. ¿es al final una buena experiencia o es una de esas balas perdidas que de repente le fallan a Netflix?

¿De dónde salió todo esto?

Black Mirror inició como una pequeña serie en el 2011, teniendo como premisa principal el cómo la tecnología altera y consume nuestras vidas. Algo importante a mencionar es que cada capítulo de sus hasta ahora 4 temporadas, no está relacionado directamente con algún otro es decir, son historias separadas. Con esa premisa, Black Mirror ha ganado críticas positivas y ya se ha hecho su lugar entre los fans de las series. Es por ello que al anuncio de una película interactiva de Black Mirror, la respuesta fue positiva y generó el interés inmediato de sus seguidores. Y justamente este es el primer consejo: seas o no fan de la serie, no dejes pasar la experiencia de ver esta película interactiva pues eso es algo que no es común en otras películas.

Bandersnatch

La trama principal de la película al igual que la serie, gira en torno a la tecnología y ciencia ficción. En esta ocasión el protagonista es Stefan Butler, un joven entusiasta de la programación de videojuegos que se obsesiona con el libro de Bandersnatch y quien consigue una cita en Tuckersoft, una exitosa empresa de videojuegos a la que quiere venderle su creación. Por cierto, el año en el que se desarrolla la película es 1984 por lo que estamos hablando de videojuegos de la era del Atari, la Commodore, el Intellivision y las primeras computadoras personales, aunque nunca se menciona para que plataforma se desarrolla el mencionado videojuego.

Toma una decisión

Al inicio tu primera opción de selección se te presenta en elegir entre dos cereales para desayunar, pero conforme avanza la película las opciones son más complejas y algunas parecen no tener mucho sentido, pero cada una de ellas altera de manera distinta el desarrollo de la historia y por ende sus finales (no, no te mencionaremos cuantos de ellos hay porque lo consideramos como un spoiler). Aunque no se trata del mejor argumento para ser Black Mirror, la historia y las opciones logran mantenerte atento en todo momento y más porque tienes que estar pendiente a los momentos de selección de opciones porque son de pocos segundos. Sin embargo conforme avanza la cinta, no parece haber un nudo argumental o conflicto lo suficientemente interesante o sorprendente considerando los antecedentes de la serie. La sensación de que las opciones son las que convierten lo que bien puede ser un capítulo tradicional en una película de “larga” duración, siempre está presente y más al finalizar la experiencia. Los posibles finales son en su mayoría predecibles y no hay alguno que haga más sentido que otro, por lo que no existe esa sensación de un final definitivo o “correcto”.

Es para todos

Ver Black Mirror Bandersnatch es un obligado si eres fan de la serie, un amante de los videojuegos o simplemente te dejas encantar por los ambientes ochenteros y su parafernalia. Pero la mera experiencia de la elección de opciones de la trama será suficiente para atraer otros tantos a este experimento de Netflix que, hemos de advertir, no funciona en todos los dispositivos en los que puede reproducirse la plataforma de streaming. Esto es debido a un detalle técnico que no permite generar un doble caché en ciertos dispositivos y que es necesario para crear las opciones y que la experiencia sea fluida.

El segundo y último consejo es ver la serie. No te la pierdas porque hay algunos capítulos verdaderamente ingeniosos y sorprendentes.

Comentarios

Black Mirror “Bandersnatch” En dos consejos
Comments
To Top