Cine/TV

Domingo palomero | Alien: Covenant

Ya vimos Alien Covenant y te platicamos lo que nos gustó de la película, y sí, fueron las palomitas.

Con ‘Alien: Covenant’, parte de mí desea que Ridley Scott jamás haya situado ‘Prometheus’ dentro del universo ‘Alien’. Scott es un director ambicioso que tropieza con guiones temáticamente abundantes, aunque aislados en convenciones básicas de género. Sin el prominente “fan service”, ‘Prometheus’ hubiese sobresalido como una misteriosa búsqueda por el origen del hombre y el horror que conlleva el rechazo de nuestros dioses. Me parece fascinante este ‘motif’ de creadores negando a sus creaciones y las creaciones mismas buscando convertirse en creadores, así en un ciclo infinito.

Si bien recuerdan, al final de ‘Prometheus’, el androide David y la Dra. Elizabeth Shaw se encontraban listos para tomar un viaje que los llevaría directamente al planeta de los Ingenieros. En repetidas ocasiones, Scott afirmó que aún había un largo trayecto antes de tocar los eventos de la original ‘Alien’ y encontrarnos con el icónico “xenomorfo” (diseñado por el artista H.R. Giger).

Pero tal parece que, y en respuesta a los fans que querían ver más de los elementos terroríficos, hubo un cambio de parecer que ha alterado significativamente su secuela. Lo que ahora tenemos en pantalla es una mediocre fórmula ‘slasher’ entrelazada con una mucho más interesante continuación de la historia. Esta dicotomía es tan notoria que me es imposible no sentir que otra cinta está tomando forma una vez que David regresa en escena (y su protagonismo es sugerido desde la secuencia inicial, donde lo observamos interactuar con su creador, Peter Weyland).

Subsecuentemente, la película no pierde tiempo introduciéndonos a la tripulación del ‘Covenant’, que consta de más de mil parejas que buscan colonizar un planeta con condiciones similares a la Tierra. Cabe mencionar que la nave contiene a otro androide, de nombre Walter e idéntico en apariencia a David, excepto más funcional y amigable.

A pesar de un extenso reparto de talentosos actores, ni uno demuestra personalidad e ímpetu excepto por Michael Fassbender. Todos interpretan a arquetipos reaccionarios, que pueden ser desechados en cualquier momento sin que haya habido una inversión emocional por parte de la audiencia -en especial el personaje de Daniels, interpretado por una Katherine Waterston que mantiene ojos llorosos por casi la duración entera y fracasa rotundamente en unirse a Ripley y Shaw en la lista de mujeres fuertes del género.

Hay algo problemático también en la historia y tiene que ver directamente con motivaciones, aunque aquí sería entrar al terreno del “spoiler”. Solo digamos que la cinta moldea algo que fue ambiguo y fascinante en ‘Prometheus’ y lo reduce a una amenaza obvia, sin pulir el camino a dicha transformación.

‘Alien: Covenant’ es una película visualmente atractiva

‘Alien: Covenant’ es una película visualmente atractiva -como es ya de esperarse de las películas de Ridley Scott- pero una con ideas fascinantes a medio explorar. Si se hubiese enfocado meramente en construir una saga de ciencia ficción distintiva, la película no se sentiría como una colección de partes usadas. Es difícil no pensar que la siguiente secuela será, en resumidas cuentas, más de lo mismo.

 

Programador para Doqumenta, Blogger y cinéfilo en general.
https://estaciongeek.mx/author/roman/

Comentarios

Domingo palomero | Alien: Covenant
Click to comment
To Top