Cine/TV

Domingo palomero | Wonder Woman

Ya vimos Wonder Woman y te platicamos lo que nos pareció.

Ya vimos Wonder Woman y te platicamos lo que nos pareció.

El personaje de la Mujer Maravilla fue creado, en esencia, para satisfacer una necesidad; no tanto progresiva acorde a una cuestión de género sino, más bien, de accesibilidad, como respuesta ante la violenta naturaleza de las publicaciones de Batman y Superman a inicios de los años cuarenta. Casi de inmediato, ella se convirtió en un ícono y símbolo feminista. Pero, y a pesar de su inmensa popularidad, ha tomado más de 70 años verla en su propia aventura en la pantalla grande.

Asegurar que Wonder Woman es la mejor película de DC desde The Dark Knight puede sonar a un minúsculo cumplido si consideramos el rango -de mediocre a terrible- que ha predominado en la era post-Nolan. Zack Snyder no solo tomó la dirección de las películas de Superman sino introdujo un modelo narrativo y estilístico para un universo que le ha costado mucho trabajo encontrar una base sólida ante la constante comparación con Marvel. La influencia de Snyder es ineludible y, francamente, limitante.

Similar al Capitán América, de su estudio rival, Wonder Woman presenta una historia aislada bajo los confines de las aventuras serializadas de los 30’s y 40’s, con protagonistas cuya nobleza e integridad parecen no tener cabida dentro de un mundo cínico moderno. Igualmente, los villanos fungen como caricaturas, perfecta antítesis de sus valores.

Existe un conflicto tonal, entre el primer acto fantástico y un tanto ridículo en la isla amazónica de Temyscira con el resto de la historia que enfrenta dignamente los horrores bélicos de la primera guerra mundial. No siempre hay un balance entre la fantasía rascuache y la genuina emotividad, pero de alguna manera la cinta funciona gracias al enorme carisma de Gal Gadot y la dedicación de su directora Patty Jenkins (cuya última película fue la estupenda Monster, del 2003).

Que no quede la menor duda de que el éxito aquí cae directamente en los hombros de la belleza israelita.

Que no quede la menor duda de que el éxito aquí cae directamente en los hombros de la belleza israelita, quien no teme a mostrarse vulnerable e ingenua, y, al mismo tiempo, poderosa y motivada (me resulta fascinante que Wonder Woman es, esencialmente, una mujer en una misión, la de eliminar a Ares, dios de la guerra). Gadot se muestra en total control de personaje y resulta en una de las presencias más memorables que ha visto el género.

La cinta tampoco se reduce a una condescendiente batalla de sexos y define bien a Steve Trevor como un contraste ideológico, aunque paralelamente motivado, además de ser el clásico interés romántico, a la inversa. Cabe mencionar que la química entre Gadot y Chris Pine es sensacional.

Wonder Woman concluye con otro espectáculo ruidoso que nos obliga a recordar los elementos menos efectivos de la fórmula Snyder. Pero, y por primera vez en mucho tiempo, hay una resonancia dramática que nos permite perdonarle sus deficiencias. Es el humor y la dedicación misma del personaje que sostiene nuestro interés de principio a fin y marca un cambio positivo para el DCEU.

Comentarios

Domingo palomero | Wonder Woman
Comments
To Top