Editorial

La credibilidad de los Game Awards

La cuarta edición de los premios Game Awards se llevo a cabo el pasado 7 de diciembre del 2017. Destacando los títulos de Nintendo.

The Game Awards es un evento que nació con el objetivo de “Premiar a los desarrolladores”, han pasado cuatro años desde ese primer programa que busco romper con un paradigma impuesto por la televisión optando por el uso de internet como su plataforma de transmisión y de esa manera llegar a más personas en un formato global.

La primer transmisión realizada en el 2014 llegó a 1.9 millones de personas, en 2015 fueron 2.3 millones, para el año 2016 y después de cerrar un acuerdo con Tencent (empresa de telecomunicaciones China) alcanzó los 3.8 millones de personas, todas ellas siendo participes de la premiación, los ganadores y anuncios en tiempo real.

Sin duda alguna The Game Awards ha logrado obtener el apoyo de las grandes marcas ya sea Sony, Microsoft o Nintendo, de los propios desarrolladores (quienes son el centro de atención en este evento), así como también ha consolidado acuerdos con nuevos patrocinadores, mientras tanto, el medio digital ha estado presente para otorgarle un espacio y así darle esa promoción necesaria con la cual busca llegar al público.

Hideo Kojima y Norman Reedus después de presentar el nuevo trailer de Death Stranding

Algunos de los aspectos por los cuales este evento ha destacado han sido la presentación de nuevos avances o el anuncio de nuevos videojuegos que se encuentran en desarrollo, todo esto con el objetivo de posicionarse como uno de los festivales que busca premiar al talento que se encuentra detrás de la creación de los videojuegos. Sin embargo, el punto central de este evento siempre ha sido el morbo que causa el hecho de reunir en categorías a videojuegos de diferentes plataformas para después invitar al público a votar por el cual desde su propia percepción, creen que sea el mejor en cada una de ellas. Pero entonces, la crítica más fuerte hacia este evento es la que viene demeritando ese esfuerzo que han venido haciendo por tratar de posicionarse: ¿Cuánta imparcialidad existe al momento de seleccionar a sus nominados y ganadores?

Preguntas de este tipo se han venido generando debido a que existe cierta inconformidad con la selección de nominados e inclusive con los parámetros que involucra a la selección de los ganadores. Una de las categorías que han sido de las más criticadas es la que responde al título de “Juego del año” (Game of the Year).

En 2014 el GOTY fue entregado a Dragon Age: Inquisition, en 2015 la presea fue para The Witcher 3: Wild Hunt, mientras que en el evento de 2016 sorpresivamente el ganador de dicha estatuilla fue Overwacth (para ponerlos en contexto, competía contra Doom, Titanfall 2, Inside y Uncharted 4: A Thief’s End).

Los premios en este año no fueron muy diferentes a lo que vimos el año pasado, sin embargo en esta ocasión entro un nuevo competidor que había estado completamente ausente; Nintendo. De igual manera, los nominados no estuvieron exentos de crítica, en especial por la sorpresa que representa el ver a PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUGB) en la categoría “juego del año” cuando se supone que este videojuego se encuentra catalogado como Early Access (En STEAM se le denomina de esta manera a aquel videojuego que no ha sido terminado pero que se encuentra en una etapa, dentro de su desarrollo, lo suficientemente estable como para que la comunidad pueda jugar mientras envía sus comentarios), los otros juegos que estuvieron nominados a “Juego del año” fueron: The Legend of Zelda: Breath of The Wild, Horizon Zero Dawn, Persona 5 y Super Mario Oddyssey.

Ray Gresco , productor ejecutivo de Overwatch y el equipo de desarrollo

¿Quién o quienes eligen a los nominados?

Por qué pusieron a Overwatch en esa categoría cuando se trata de un juego completamente diferente a sus competidores, de igual manera, porqué deciden poner a un juego como PlayerUnknown’s Battlegrounds si aún se encuentra en Early Access, cuál sería la verdadera importancia de estos premios si al final los nominados son dispares o, de alguna manera, no reúnen requisitos que otros competidores tienen.

De acuerdo a la sección de preguntas y respuestas del evento, la elección recae en 51 medios a nivel mundial, cada medio reúne a su staff editorial para poder decidir cuáles serán los juegos que competirán en cada una de las categorías, después se hace la selección, se cotejan los resultados para realzar un conteo en cada una de las categorías, de esta manera, los videojuegos que figuren más veces dentro de una misma categoría serán los que obtendrán una nominación. Al realizar de esta manera su selección tienen la certeza de que los medios con ayuda de su grupo editorial puedan lograr una visión amplia y crítica de cada uno de los juegos que serán seleccionados.

De hecho, la propia página indica que los eSports tiene a su propio jurado, entonces, bajo esa lógica es de suponer que dentro de la categoría “juego del año” también se encuentre contemplado un eSport, ¿no?

Si es así, por qué un juego como Overwatch fue declarado como juego del año quitándole la presea a juegos pesados como Uncharted 4, Doom o Titanfall 2.

La elección de los ganadores también ha sido blanco de críticas, la idea que propone The Game Awards es que sea el público quien decida al ganador, entonces, ¿El evento no se convierte en un simple concurso de popularidad?, pero no es así, dentro de las reglas también se especifica la manera en la que se decide a los ganadores. De acuerdo con su página, los ganadores en la mayoría de las categorías son determinados por el jurado internacional, su voto final tiene un valor del 90%, sin embargo, el 10% restante le pertenece al público el cual podrá acceder a la votación mediante la página del evento o en diversas plataformas habilitadas para dicha función, por otro lado, los ganadores de las categorías que corresponden a “Mejor eSport”, “Mejor jugador de eSport”, “Mejor equipo de eSport” “El juego más esperado” y “El jugador más popular” serán enteramente determinados por la decisión del público. Entonces, de acuerdo a la información que arrojan en su página, se puede determinar que existe un jurado que trata de otorgar esa imparcialidad en los nominados y que a pesar de que existe un porcentaje dentro de la votación final que es determinado por el público, la elección del ganador recae enteramente en el jurado, un jurado que calificó todos y cada uno de los aspectos de cada uno de los juegos que han salido durante el año.

En ese sentido, Overwatch se merece la presea de Juego del año, ¿no?

Josef Fares, desarollador de A Way Out.

Es verdad que el evento fue hecho para poder premiar a los desarrolladores, conocer a todos aquellos que se encuentran trabajando detrás de un videojuego ya sean directores, programadores, artistas de diseño, actores de doblaje y captura de movimiento, etcétera, la finalidad es poder otorgarles un espacio y reconocimiento por su trabajo y esfuerzo. Desafortunadamente, ciertas decisiones han opacado al evento, la poca información sobre el proceso de selección no termina de agradar e incluso la manera en la que se elige a los ganadores no queda completamente clara lo cual fácilmente se presta a mal interpretaciones, parece un concurso de popularidad “gana el que tenga más votos”. Cuando se declaró a Overwatch como “Juego del año” algunos declaraban que los premios habían sido vendidos, en el momento en el que se supo de PUBG varios no daban crédito a que ese juego estuviera nominado.

Al final de cuentas The Game Awards tiene otra función, obedece al poder que tiene la publicidad, busca dar ese último empujón a las ventas de videojuegos en este año y los meses posteriores. Recuerdo haber visto al juego ganador del premio a mejor narrativa en el 2015 Her Story, en ese momento no sabía de su existencia y debido a la curiosidad lo primero que hice fue buscarlo en Steam, algunos juegos que fueron premiados y otros que estuvieron nominados me eran desconocidos, ¿No era ese el momento para buscar un poco de información y, quizás, comprar alguno?

Yo no creo que un juego como Overwatch que fue bastante bien aceptado necesitase de la publicidad que se le dio, en este año uno de los grandes ausentes ha regresado de una manera espectacular demostrando que sus juegos aún tienen fuerza y no solo eso, también dio un adelanto de lo nuevo que viene, pero, no es extraño que regresase ahora cuando por bastante tiempo estuvo batallando con juegos para Wii U. Todos sabíamos que The Legend of Zelda: Breath of The Wild ganaría, ¿No es así? ahora que sabemos el proceso para elegir al ganador, yo creo que no queda duda de que ese juego se llevaría la presea más codiciada, pero, aun así, ¿No es extraño que este año, justo después de haber lanzado un nuevo hardware haya sido el año de Nintendo?

Llevo más de 100 horas en AC Origins, educador a medio tiempo, tengo un blog y escribo sobre videojuegos, edito, copio y robo videos de la internets. YouTube

Comentarios

La credibilidad de los Game Awards
Click to comment
To Top