Anime

Me animé a ver | Nobunaga Concerto

Una historia del siglo XVI con animación del siglo XXI

Nobunaga Concerto pertenece al prolífico subgénero de las series de viajes en el tiempo. Lejos de analizar las paradojas y consecuencias de tal fenómeno, la serie nos introduce de lleno en pleno Japón feudal y nos entretiene con una llevadera historia enmarcada en una animación muy original.

Conocido en Japón como: 信長協奏曲 (Nobunaga Kyousoukyoku)
Creado por: Ayumi Ishii
Animado por: Fuji TV
Número de episodios: 10
Transmisión original:  12 de julio a 20 de septiembre de 2014
Lo puedes ver en: Crunchyroll

Como dos gotas de agua

Todo inicia cuando Saburo, un estudiante de preparatoria japonés, sufre una extraña caída que lo traslada más de cuatrocientos años en el pasado, específicamente al Japón del siglo XVI, a la llamada Era de los Estados Beligerantes o Sengoku. Un tanto confundido y pensando que aún sigue en su misma época, se encuentra en el camino con el mítico prócer del país del sol naciente, Nobunaga Oda, conocido más que nada por ser quien unificó al país en tiempos de guerras intestinas. Este señor es tan famoso que hasta un muchacho vago y poco afecto a los estudios como Saburo lo reconoce de nombre.

El mencionado Nobunaga, alegando debilidad y enfermedad, y al ver el enorme parecido que tiene con el recién llegado, le pide que tome su lugar en el clan porque él ya no puede conducirlo. Así, nuestro joven protagonista adopta la persona del legendario Nobunaga y se propone cumplir lo que está escrito en los libros de su tiempo.

No permitirá que nada ni nadie altere la historia que él conoce. Eso sí, no le será nada fácil, puesto que los enemigos, los traidores y los matones abundan por todos lados. Por suerte, el buen Saburo cuenta con un clan fiel dispuesto a acompañarlo en las buenas y en las malas. Ciertamente, esta serie demuestra que es bueno tener a un protagonista carismático, pero es aún más bueno tener un elenco lleno de valiosos y enriquecedores secundarios.

La historia de Nobunaga Concerto surge del manga homónimo creado por Ayumi Ishii y serializado en su país natal desde 2009, en la revista Monthly Shonen Sunday (también conocida como Gessan) de la editorial Shogakukan.

Asimismo, esta historia fue adaptada más libremente en un dorama de 11 episodios que también está disponible en la misma plataforma de streaming para Latinoamérica. Además, la franquicia cuenta con una película live-action que da cierre a la historia del dorama y que se acaba de estrenar en cines japoneses a finales de enero.

Animación digna de un prócer

La historia de Nobunaga es buena pero no es lo mejor de la serie.

Lo mejor radica en su original animación, que combina tecnología 3D CG con rotoscopia (algo que vimos en el anime Aku no Hana, por mencionar un ejemplo). Si bien esta última es una técnica de animación que tiene más de cien años, es su interesante combinación con la animación por computadora, una técnica híper difundida en nuestro tiempo, lo que da un resultado atractivo.

Es más, los propios animadores compartieron data de su proceso de producción en un seminario impartido en Japón. Aunque sé que tiene algunos detractores, personalmente espero seguir viendo más producciones de este tipo, ya que, por ejemplo, asegura no padecer monigotes dibujados a las apuradas y mantiene una calidad constante en el diseño de personajes y paisajes.

Además de su controversial animación, Nobunaga Concerto goza de un excelente trabajo actoral, encabezado por Mamoru Miyano en el papel de Saburo (de quien ya charlamos en un artículo anterior) y Yuki Kaji como el propio Nobunaga. Aunque la serie carece de opening, sí consta de un excelente ending que lo compensa, interpretado por la banda My First Story y titulado Fukagyaku Replace. Nada como ver a Saburo montando a caballo bajo los acordes de una buena guitarra eléctrica. La combinación no podría ser más llamativa.

Conociendo a Mamoru Miyano

Más que fan, una observadora del manga y la animación japonesa

Comentarios

Me animé a ver | Nobunaga Concerto
Click to comment
To Top