Videojuegos

Muere streamer tras maratón de 24 horas en Twitch

Brian Vigneault, mejor conocido como “Poshybrid” en Twitch, falleció el pasado 19 de febrero de causas todavía desconocidas. Se encontraba jugando para recaudar fondos a la caridad.

Se trataba de su último streaming de la semana; era para recaudar fondos a la caridad.

Brian Vigneault, mejor conocido como “Poshybrid” en Twitch, falleció el pasado 19 de febrero de causas todavía desconocidas. De acuerdo al sitio Kotaku, esto sucedió mientras hacía una transmisión en vivo.

La transmisión en Twitch, que en un inicio duraría 24 horas jugando World of Tanks, se “interrumpió” a las 22 horas, cerca de las 3:30 am hora del centro de EE.UU., cuando el streamer desapareció de la pantalla. ¿Qué opinó la gente que lo veía en ese mismo instante? Que “se había dormido”, como la fuente también cita en varias capturas de pantalla.

Sin embargo, la realidad muy triste; Vigneault habría desfallecido a esa misma hora, pero fue hasta la mañana siguiente que un amigo le llamó por teléfono cuando todo se hizo público. Las personas que respondieron al teléfono eran precisamente autoridades investigando la situación.

Quién era Poshybrid

El mundo de los streamers es muy grande, pero Brian Vigneault se había ganado su pedacito gracias a World of Tanks, uno de los juegos más populares de Internet. Vigneault tenía tan solo 35 años y, aunque gozara de una aparente salud, muchos cuestionan el hecho de que ese streaming de 24 horas hubiera sido el último clavo en su ataúd.

Ver vídeo en directo de PoShYbRiD en www.twitch.tv

Lo anterior se refiere a que Vigneault llevaba varios días consecutivos con una actividad sorprendente en su canal; ¿será que el cansancio fue demasiado para esta persona? Brian Vigneault deja en este mundo a tres hijos.

Una “obsesión” digna de ser discutida

En 2012, un chico de 23 años fue encontrado en un “café Internet” desfallecido sobre el teclado; él había muerto después de pasar cerca de tres días seguidos jugando. Lo anterior inspiró la investigación de Simon Parkin, la cual será revelada en su obra “Death by Video Game: Danger, Pleasure, and Obsession on the Virtual Frontline” (Muerte por un videojuego: El peligro, placer y obsesión en la frontera virtual) a publicarse en junio de este año.

Por lo tanto y, tristemente, quizás la historia de Brian Vigneault no sea la única en leerse en los próximos años.

Comentarios

Comments
To Top