Tecnología

Primeras impresiones de Google Home

Tuvimos la oportunidad de comprar Google Home y te platicamos sin ser científicos sobre el asisten inteligente de Google ¿Lo piensas comprar?

El asistente inteligente de Google, “Google Home” ya se encuentra a la venta de manera oficial en México y te platicamos nuestras impresiones sobre el tecnológico producto.

A finales del mes pasado, Google anunció que Google Home y Google Home Mini estarían disponibles en México (sin la versión Home Max). Estas las pueden encontrar ya en tiendas departamentales como Best Buy, Sanborns, Liverpool y Costco, entre otras, a un precio base de $3,199 y $1,299, respectivamente.

Google Home

Ambas bocinas vienen integradas con Google Assistant en español, aunque cabe mencionar que a la fecha es mucho más limitada en comandos que la versión en inglés (la cual se puede cambiar fácilmente en la configuración, si lo desean). Google Home, como bien dice su nombre, no es una bocina portátil y, por el contrario, está diseñada para permanecer en una sala o recámara como parte íntegra del hogar.

La siguiente opinión es sobre la versión Home.

Para empezar, Google Home no contiene una batería y debe estar conectada en todo momento. En la parte superior hay una pantalla táctil muy sutil que funge como botón y regulador de volumen, atrás se encuentra otro botón que apaga los micrófonos internos. La manera de configurar el dispositivo es a través de la aplicación para celular o tablet, y esta se conecta a tu red dependiendo enteramente de vincularse a distintos servicios (desde Netflix o Spotify hasta productos externos como las luces Philips). Lo que hace especial este producto es su reconocimiento de voz que puede realizar tareas básicas desde ofrecer información sobre el clima, brindar las noticias del día, activar alarmas y reproducir videos en tu televisión hasta cosas más jocosas como contar chistes o hacer sonidos de animales. Cabe mencionar que solo se puede conectar a una cuenta (de Google) por equipo.

La bocina en sí de esta versión es bastante buena por su diseño de audio en 360° – generalmente, el volumen lo mantengo a poco más de la mitad de su nivel máximo y se escucha muy claro. Otra ventaja ocurre cuando uno tiene un Chromecast conectado a otras bocinas, la cual vincula para utilizarlas con música o agruparlas para una mayor resonancia. El reconocimiento de voz se activa con la frase “Ok, Google”, prendiendo sus cuatro focos led para indicar que escucha. Dentro del paquete se incluye una hoja de sugerencias de comandos básicos y uno debe saber a veces que palabras usar ya que de repente el servicio no interpreta el comando deseado (por ejemplo, si le dices: “reproducir X canción en Spotify”, esta no reacciona, aunque sí como: “toca X canción”).

Google Home podría ser considerado un “juguetito” pero impresiona el continuo desarrollo en su tecnología. La gran pregunta es qué tan vital es adquirir este producto y la respuesta depende mucho en que tan integrado uno está al ecosistema de esta poderosa compañía.

Solo me queda decir que Google Home es sorpresivamente responsivo y el escuchar su voz se vuelve una relajante presencia en el hogar cuando uno quiere saber datos específicos: repasar la agenda o escuchar noticias relevantes del día. De alguna manera, se siente como un primer paso hacia el futuro.

 

Comentarios

Comments
To Top