Cine/TV

Reseña | Aquaman

El fin de semana tuvimos la oportunidad de ir al cine y ver Aquaman, te platicamos lo que nos pareció la nueva película de DC Comics.

Para muchos, el nombre de Aquaman evoca imágenes de sol y sonrisas, arcoíris y pecesitos, refiriéndose a la serie sabatina de los Super Amigos -ciertamente más Hanna-Barbera que Khal Drogo. No fue hasta Batman v. Superman: Dawn of Justice’ que el personaje tuvo su introducción en la pantalla grande (lástima que fue a través de un video que Diana Prince observa en su laptop y que claramente muestra al actor Jason Momoa manteniendo la respiración, cosa que Aquaman no necesitaría hacer).

No es ningún secreto, y menos a estas alturas, que el DCEU tiene un serio problema a la hora de construir un universo cohesivo. Con la salida de Zack Snyder y el abandono de un tono solemne y barroco que reforzó desde ‘Man of Steel’, DC no ha podido cumplir con su estrategia de brindar un exitoso spin-off a cada uno de los miembros de la Liga de la Justicia. La excepción parece ser ‘Wonder Woman’, cuya segunda parte está confirmada para el verano del 2020.

El concepto de un bastardo, viviendo en la costa con su padre, pero descubriendo su linaje real dentro de la ciudad submarina de la Atlántida, no es inmune a una adaptación cinematográfica, pero es curioso como las decisiones aquí revelan incertidumbre sobre su propio producto. Y como tal, mencionaré tres puntos.

1.- Los villanos. Dentro del canon de Aquaman, Ocean Master es uno de sus principales rivales, uno que data desde 1966 en los comics. Pero en realidad es Black Manta quién es el más temible villano, vaya, su Joker para Batman. La cinta introduce a Black Manta como un pirata que caza a Aquaman después de hacerlo responsable por la muerte de su padre. Pero su importancia aquí se reduce a secuaz y mercenario de Orm, quien le brinda un traje atractivo, aunque poco funcional. En una historia saturada de personajes e información expositiva, Manta pudo haber sido guardado para la secuela.

2.- El tono. Mientras que comprendo la dificultad de darle seriedad a la imagen de un ejército de caballos marinos, el humor aquí es sorpresivamente infantil (Arthur Curry mencionando a Pinocho, la película, no el clásico cuento de niños, una pelea temprana en el Anillo de Fuego donde un público clama a su rey, tal cual pelea de lucha libre, y donde se muestran las debilidades de Curry en una pantalla electrónica que dice: “borracho”, la introducción de nuestros héroes en el desierto del Sahara bajo un cover de Pitbull del clásico de Toto, ‘Africa’, etc). Es como si la película fuese un batiburrillo de géneros donde su estudio decide abruptamente cambiar de canal entre una épica shakespereana, una comedia romántica, una aventura a la Indiana Jones, Tron y un capítulo de los Power Rangers.

3.- El guion. Y es aquí a lo que se reduce el fracaso de la cinta. La primera mitad de ‘Aquaman’ mantiene una estructura narrativa repetitiva, donde personajes tienen una conversación tranquila hasta que son interrumpidos por una explosión y una amenaza imprevista (esto pasa varias veces). Las motivaciones son claras para Aquaman y su medio hermano Orm, uno necesita un tridente para vencer a su hermano y tomar el trono y el otro necesita unir a todos los ejércitos submarinos y declarar la guerra a la superficie. Simple. Pero hay tanta distracción colateral, que lo que podría ser contado eficazmente en 100 minutos es inflado a 143. Tampoco ayuda que los diálogos sean atroces.

James Wan es un realizador versátil que sabe como crear interesantes composiciones durante las secuencias de acción por lo que esta luce espectacular a ratos (la persecución en Italia destaca por esos “tracking shots”) pero las escenas submarinas parecen salidas de un videojuego. Sobre el reparto me parece que, si no fuese por el carisma inherente de Momoa, la cinta sería un choro brutal. Amber Heard hace todo lo posible por no encasillarse en el rol de interés romántico y damisela en problemas y el resto del reparto es funcional (mi única queja sería con Patrick Wilson, quien no tiene la locución y el ímpetu para ser un villano memorable).

Desafortundamente, ‘Aquaman’ se impone como el rey de los peores “blockbusters” del año

Comentarios

Reseña | Aquaman
Comments
To Top