Cine/TV

Reseña | Captain Marvel

Ya vimos Captain Marvel y te platicamos si se hará o no la secret invasion. Aquí nuestra reseña.

Mientras que la televisión, en un sentido de diseño efectista, cada vez más se acerca al cine, el cine de superhéroes cada vez más tiende a la serialización y al diseño epistolar entre creador y público.

Captain Marvel cuelga sus evidentes trapos complacientes bajo una línea feminista y el sopor de una mitología extrañamente anticuada. Mientras que en los cómics el personaje de Carol Danvers ha pasado por múltiples historias de origen -esta adaptación se basa en la reciente interpretación de la escritora Kelly Sue DeConnick– aquí nos encontramos situados en los años noventa, con una decisión narrativa de resolver su pasado a manera de un caso de amnesia, un recurso un tanto demodé. Claro, esto no significa que no pueda funcionar en pleno 2019, sin embargo, después de 20 cintas del MCU, la fórmula Marvel es ya un patrón maquilado de arquetipos y clichés.

Jude Law y Brie Larson

Dicen que un héroe es solo tan bueno como su villano, pero una película es solo tan buena como su héroe.

Desafortunadamente aquí ni la heroína ni su villano son particularmente memorables. Danvers -o Vers como es conocida cuando es parte de un escuadrón Kree, la avanzada raza extraterrestre que han aparecido en Guardians of the Galaxy y la serie de Agents of S.H.I.E.L.D.- es interpretada por Brie Larson como una figura pasiva destinada, literalmente, a salvar el universo. Pero Larson no destaca como líder ni cuando es empoderada de su conocimiento o su fortaleza ilimitada. Esta mantiene un estoicismo hasta cuando la historia le brinda la oportunidad de denotar humor y carisma. Es difícil asegurar si esto concierne a un “miscast” o a la torpeza de su guión. Quizás sea producto de ambos.

Lo más rescatable de Captain Marvel se encuentra en los personajes alrededor de Carol. La dinámica entre ella y un joven Nick Fury (en una impresionante labor de rejuvenecer a Samuel L. Jackson con tecnología que aún le queda cierto trayecto para convencer del todo) recuerdan a una comedia del subgénero “buddy cop” y hay un gato llamado Goose que se roba la película a base de la buena voluntad de un público acostumbrado a memes de gatitos. Hay una subversión con el rol que interpreta Ben Mendelsohn que se agradece, aunque también es explotado mayoritariamente para efectos cómicos.

La película está siendo posicionada como un evento al ser la primera película de Marvel con una mujer como protagonista, pero resulta curioso como el personaje se siente opaco para el colorido universo que espera que ella sea la llave de la inevitable derrota de Thanos. Si el feminismo actual, partiendo de los movimientos de #TimesUp y #MeToo, exige una heroína a la altura de su ideología correctiva, creo que Carol se queda corta.

En este particular caso es difícil no compararla con la superheroína del estudio rival, Wonder Woman. Gal Gadot demostró vulnerabilidad y fortaleza, con una estructura clara que le brinda una misión y un entendimiento de un mundo moderno cruel pero esperanzador.

Captain Marvel, por otro lado, es una cinta que se siente obligada a presentar contexto solo para introducirla en la próxima Avengers. Se nota más emoción en la escena post-créditos que en los casi 120 minutos que la precedieron.

Comentarios

Reseña | Captain Marvel
Comments
To Top