Anime

Reseña | Death Note (Netflix)

Por fin vimos la película live-action de Death Note de Netflix y te contamos lo que nos pareció, y no, no la odiamos pero deja mucho que desear.

De entrada, Death Note (2017) no es una carta de amor a los seguidores del manga y anime original. La maquinaria hollywoodense ha lubricado sus imparables engranes y reducido la historia y personajes al punto de risible estereotipado. Además, la adaptación resulta en el equivalente de ver una temporada a cuatro veces su velocidad normal -eventos importantes fungen como meros ornamentos para montajes musicales y los personajes sufren transformaciones radicales en minutos. No cabe duda porque la película, dirigida por Adam Wingard (responsable de ‘The Guest’ y la más reciente secuela de La Bruja de Blair), ha sido el blanco de burla y desdén entre fans.

El tropiezo de Netflix y su versión de Death Note

Me resulta un poco extraño que Netflix se haya tomado tanta libertad con el material, siendo que la plataforma también transmite los capítulos del anime. Todo aquel que desconozca de Death Note y se sienta intrigado por esta película se dirigirá a la serie y se dará cuenta inmediatamente de lo muy superior que es a la versión “live action”.

El origen de Death Note

Ryuk dio la cara en esta versión de Netflix  

El concepto (aún en su versión diluida) es de lo más intrigante. Un adolescente recibe un cuaderno que le permite escribir el nombre de cualquier persona -siempre y cuando tenga la imagen en mente y nombre completo del mismo- y podrá describir en detalle como morirá. El receptor de este es elegido por un demonio de la muerte llamado Ryuk. En esta versión, Willem Dafoe da voz al demonio y resulta en una de las cosas más disfrutables de la misma -tanto así que su presencia se siente demasiado limitada.

Los personajes principales

Para contrastar brevemente al manga con esta adaptación basta comparar a los protagonistas, Light Yagami en la original y Light Turner aquí. Yagami es descrito como uno de los mejores estudiantes de Japón y es arrogante, cínico y narcisista. Turner es… emo e inseguro. La transición de Yagami a Kira (un ente divino que busca castigar a las almas malignas del mundo) es lógico e inevitable, pero para Turner parece más un capricho para impresionar a su novia Mia. Tan acelerado es el ritmo de la película que nunca podemos realmente apreciar el juego intelectual entre Light y L (un misterioso investigador con una obsesión por atrapar a Kira).

Al menos no resultó ser tan mal como Dragonball Evolution  

No cabe duda de que Wingard le imprime su particular estilo a la película (con su predilección de situar adolescentes en peligro, al soundtrack de canciones pop ochenteras). Su ‘Death Note’ nunca es aburrida y contiene potencial si se hubiese desarrollado en forma serializada -aunque, sin duda, seguro una secuela ya viene en camino. Aunque está lejos de ser el total desastre de adaptaciones como ‘The Last Airbender’ y ‘Dragonball Evolution’, ‘Death Note’ es decepcionante para fans y novatos por igual. Lo bueno es que uno puede levantar el control y ver el anime en vez.

Programador para DocumentaQro, Blogger y cinéfilo en general.
https://filmfreeway.com/festival/doqu

Comentarios

Reseña | Death Note (Netflix)
Click to comment
To Top