Cine/TV

Reseña | Ghost in the Shell: Vigilante del futuro (Sin spoilers)

Ya fuimos a ver la película Ghost in the Shell, una pieza fundamental en el manga y anime, y te contamos lo que nos pareció.

El primer acercamiento a Ghost in the Shell, para la mayoría en mi generación, fue a través del anime de Mamoru Oshii, a mediados de los años noventa. Antes del Internet, esta encontró su nicho en puestos de tianguis y tiendas de cómics como un popular artículo pirata en VHS. Y tal como Akira de Katsuhiro Otomo, la cinta fue más allá del gusto del otaku casual y se convirtió en una obra cumbre del género de la ciencia ficción.

Ghost in the Shell (1995) es una exploración existencialista a través de una distopia cyberpunk y el desarrollo de la inteligencia artificial. Su universo expansivo incluye 3 mangas, 3 películas animadas, 5 series de televisión y ahora una adaptación norteamericana en live-action.

Ghost in the Shell: Vigilante del futuro ha causado controversia en su decisión de incluir a Scarlett Johansson en el papel de la comandante. Esto es conocido como “whitewashing” o, más claro, un clásico caso de apropiación cultural mediante un protagonismo racial. A pesar de declaraciones de Oshii que defienden la elección de Johansson debido a que interpreta a un androide y no una mujer japonesa, los medios han buscado criticar a los realizadores sin pensar que Johansson es una de las pocas estrellas de cine capaces de llenar salas por su mera presencia (solo consideren el enorme éxito en taquilla de Lucy, la cual no se basó en una propiedad existente). La realidad es que millones de personas no verían esta película si no fuese por ella y su inclusión en el proyecto no es una cuestión de racismo sino de simple economía.

Habiendo visto la película, debo informar que su interpretación es adecuada para el material y de hecho su aspecto forma parte misma de la trama. El trasfondo del personaje es uno de los pocos detalles nuevos que se agradecen de esta versión (eso y el hecho de presenciar a “Beat” Takeshi Kitano en una gran producción hollywoodense).

El problema de la adaptación americana es su claro favoritismo a espectáculo sobre ideas.

El problema de la adaptación americana es su claro favoritísimo a espectáculo sobre ideas. Su mundo futurista está construido como una réplica detallada del anime -fuertemente inspirada también en ‘Blade Runner’- pero el tono es demasiado apaciguado, carente de la violencia explícita o la sexualidad sugerente de la original. Hay una pregunta filosófica que emerge sobre si la memoria define nuestra humanidad, pero al final esta se convierte en mero ornamento de un misterio poco envolvente.  

Hollywood ha tenido una atropellada relación con el anime para sus adaptaciones occidentales. Desde verdaderos bodrios como Dragonball Evolution (quizás uno de los más vergonzosos maltratos al origen literario y animado que ha visto el cine) hasta fracasos de taquilla como Speed Racer, tal parece que esa idiosincrasia nipona no traduce a las sensibilidades americanas por una falta de entendimiento del material original. Otras adaptaciones no se han podido concretar, como el caso de Cowboy Bebop, la cual, irónicamente, tiene una fuerte influencia occidental.

Ghost in the Shell busca ser fiel a la estética, replicando escenas tal cual, y manteniendo cierto respeto a los fans, pero tampoco logra contener el mayor atractivo de esa brillante película del 95 (la cual recomiendo volver a ver en vez de esta).

Programador para DocumentaQro, Blogger y cinéfilo en general.
https://filmfreeway.com/festival/doqu

Comentarios

Reseña | Ghost in the Shell: Vigilante del futuro (Sin spoilers)
Click to comment
To Top