Cine/TV

Reseña | Glass

El fin de semana nos dimos una escapada al cine y vimos varías películas, entre ellas, la tercera película del mundo creado por Shyamalan, Glass.

El fin de semana nos dimos una escapada al cine y vimos varías películas, entre ellas, la tercera película del mundo creado por Shyamalan. Aquí nuestro veredicto. OJO, contiene spoilers. 

Glass’ debería contar con el subtítulo: ‘Psicopatología de la vida de superhéroes’. Ante la preponderancia de Marvel y DC, la más reciente cinta de M. Night Shyamalan es una deconstrucción del género mismo, desde los arquetipos en su material de origen (nuestros mitos modernos) hasta la valoración del entusiasta y la expectativa que conlleva. Lo que muchos podrían considerar como un espectacular “crossover” entre el drama silente de ‘Unbreakable’ y el thriller perverso de ‘Split’, resulta en un acto de locuaz rebeldía que busca brindarnos algo mayor -por todos sus defectos, la falta de ambición definitivamente no es uno de ellos. Elijah Price advierte que esta no una edición limitada sino un relato de origen.

La historia comienza con David Dunn (Bruce Willis), ahora un vigilante bautizado en los noticieros como ‘The Overseer’ quien combate crimen local con ayuda de su hijo Joseph -cuya relación recuerda a Batman y Alfred. Cuando un grupo de porristas es secuestrado por el venti-polar Kevin (James McAvoy), David se enfrenta a la bestia antes de que ambos sean arrestados y enviados a un hospital psiquiátrico donde, oh sorpresa, también se encuentra Elijah Price (Samuel L. Jackson) -o Mr. Glass- en estado catatónico. Los importantes miembros en la periferia de estos tres son Joseph, la madre de Elijah y Casey, la victima que logró escapar y siente un fuerte vínculo con Kevin (después de todo, ambos crearon identidades para enfrentar una infancia de abuso y violencia).

Elijah.

Para Bruce Willis y Samuel L. Jackson, sus actuaciones son creíbles evoluciones de los roles que interpretaron hace poco más de 18 años y James McAvoy, de nuevo, es espectacular con las múltiples personalidades (me agrada el recurso visual de lo que parece un sofisticado aparato luminoso que cada vez que se enciende lo obliga a cambiar de personalidad, tal cual control remoto). Si la idea de tomar a estos tres icónicos personajes y enclaustrarlos bajo el tratamiento de una psicóloga (interpretada por Sarah Paulson) parece anticlimático, el último acto seguro brindará más frustración que placer para todo aquel que espere una épica confrontación.

A pesar de que Kevin, David y Elijah tienen nuestra completa atención, Shyamalan recarga con portentosos discursos y subraya el elemento psicológico al punto de contar con personajes cuestionando sus mismas habilidades. El trauma parece ser siempre el detonante de grandilocuencia y clamor. Me pregunto como reaccionaría el público ante el giro de que en realidad ninguno de ellos es especial.

‘Glass’, no cabe duda, es una película polarizante, con un director y guionista que surca hacia el cielo y solo alcanza un par de ramas altas. Muy a pesar de que no es la conclusión a la trilogía que muchos esperaban, me resultó en una propuesta sólida y original en un mar de fórmulas probadas. La verdad es que podría pasar horas viendo a estos psicoanalistas del cómic dentro del laberinto creado por Shyamalan.

Comentarios

Reseña | Glass
Comments
To Top