Cine/TV

Reseña | Pacific Rim: Uprising

Ya vimos la nueva película de Pacific Rim, y tristemente nos dejó con el corazón roto. Aquí nuestra reseña.

Por fin vimos la película Pacific Rim: Uprising y te contamos lo que nos pareció.

En mi reseña de la original Pacific Rim escribí: “esta no se deja consumir con el vigor fanático de una subcultura impenetrable y (…) es reforzada con un espíritu familiar de aventura. Guillermo del Toro es tan capaz de fabricar una narrativa concisa a base de fórmulas de acción como Michael Bay o James Cameron, pero siempre deja relucir esa deliciosa excentricidad que lo hace único.”

Una formula desgastada  

Pacific Rim: Uprising, por otro lado, es un producto cínico y oportunista, marcando de forma impetuosa cada cajita en su afán de complacer y olvidándose de inyectarle un espíritu que la pudiese distinguir de cualquier otra cinta de estudio. Hasta su clímax en el Monte Fuji se siente calculado más allá de su claro homenaje a la cultura nipona.

Si alguna película de del Toro pareciese ideal para convertirse en una popular franquicia es Pacific Rim, pero algo curioso sucedió con su estreno. Esta fue recibida de manera tibia en nuestro continente mientras que sorprendió en China y otros mercados asiáticos (menos sorpresa es la inclusión gratuita aquí de personajes chinos como cebo para repetir dicho éxito). A su vez, este decidió enfocarse en un proyecto mucho más personal –The Shape of Water– y dejó la dirección de la secuela a cargo de Steven S. DeKnight, un realizador con mucha experiencia en programas de televisión. Admito que DeKnight demuestra habilidad con la acción “mecha” pero desafortunadamente trabaja con un guion que insiste en partir de la original como reboot y no necesariamente continuación del universo establecido.

Tropiezos en el desarrollo de la historia y personajes

La historia ignora el paradero del personaje de Raleigh Becket (al parecer esto se debe a que Charlie Hunnam no estaba disponible), reduce a Mako Mori a desechable personaje secundario y lleva el arco del Dr. Newton Geizler por una risible tangente. Lo peor de todo es que pone en su centro al hijo del fallecido líder Stacker Pentecost, quien no recibió mención alguna en la original y carga la película sin realmente convencernos de su valor como protagonista. Sea o no culpa de John Boyega queda al criterio del espectador.

Otra cuestión inclusiva con el mercado más joven involucra a una nueva personaje de nombre Amara Namari, una chica de 15 años quien construye su propio Jaeger y se une como piloto de la resistencia -todo parece indicar que ahora los reclutas inician su entrenamiento desde la pubertad.

Una película que no podemos comparar con la primera

Si uno está dispuesto a apagar su cerebro por casi dos horas y compra un boleto para ver Pacific Rim: Uprising en la sala 4DX de Cinépolis hay cierto disfrute en la pirotecnia de la experiencia misma.

Pero si la comparamos a la primera debemos sucumbir ante la colosal decepción de una propuesta que quiere emular a Transformers. Al parecer, ha llegado el apocalipsis creativo de esta serie, sin nadie que pudiese cancelarlo.

Programador para Doqumenta, Blogger y cinéfilo en general.
https://estaciongeek.mx/author/roman/

Comentarios

Reseña | Pacific Rim: Uprising
Click to comment
PUBLICIDAD
To Top