Cine/TV

Reseña | Star Wars: The Last Jedi

La fuerza de Star Wars: The Last Jedi se encuentra entre nosotros y ya vimos la nueva entrega. Te platicamos lo que nos pareció.

Una de las críticas fundamentales a ‘The Force Awakens’ fue la reverencia absoluta a la trilogía original. El director J.J. Abrams introduce nuevos personajes, pero todos retienen una inescapable familiaridad -Rey comparte la inocencia temprana de Luke, Poe, la rebeldía de Han, Kylo, el conflicto interno de Vader, etc. Como bien dice George Lucas, es como poesía y debe rimar.

Con el pasar de las décadas, Star Wars se ha afiliado a distintas generaciones de fans. Por un lado, están los más pequeños, representando el principal público dirigido y quienes se emocionan con los arquetipos heroicos y sus batallas además de gozar los elementos más jocosos de la serie, y por otro los adultos que se toman muy en serio los caminos de la fuerza. Es muy probable que varios de ellos salgan desconcertados y molestos de ‘The Last Jedi’.

La historia arranca con una típica batalla espacial que obliga a la Resistencia a huir pero que pronto se dará cuenta que la Primera Orden es capaz de seguirlos donde sea (aún a velocidad luz). En otro punto de la galaxia, contamos con el famoso encuentro de Rey y Luke Skywalker y es aquí donde la película introduce un radical discurso que atenta contra la moralidad de su propio dogma. Que Luke declare el fin de los Jedis como erradicación de costumbres arcaicas me parece tremendamente subversivo. La última toma (la cual involucra a un personaje ajeno a la historia) refuerza la noción de que la fuerza puede manifestarse en cualquier individuo y no se mide con midiclorianos ni requiere de un arduo entrenamiento desde temprana edad. También hay una afronta a la idea del destino.

Un desarrollo más completo de los personajes  

‘The Last Jedi’ parece un confrontamiento no solo a convenciones sino a las expectativas mismas de esta nueva trilogía. Las incógnitas del episodio anterior con respecto a los padres de Rey, el origen de Snoke y el rol de Kylo Ren son desplazadas con un frenético rigor que busca provocar un sentido de lo impredecible. Confieso satisfacción de que la cinta dejara que sus personajes al fin tomarán riendas de sus propias decisiones y no solo sucumbieran ante el plan maestro de realizadores nostálgicos. Es la primera vez que conecto emocionalmente con ellos. También cabe mencionar que el reparto se siente más cómodo en sus roles y resultan en quizás las mejores actuaciones que se han visto en la saga. Mark Hamill destaca con un arco estoico y satisfactorio en una versión muy distinta del personaje que interpretó hace más de 30 años.

Visualmente perfecta, pero con un mal ritmo

Desde un punto de vista técnico, esta es una de las mejores propuestas, con espectaculares efectos visuales e inventivos diseños inspirados en la cultura asiática (hay una fuerte influencia del anime y el cine de samuráis). Pero cabe mencionar que uno de los defectos de la cinta radica en su ritmo. El director Rian Johnson esencialmente realiza un malabar entre tres narrativas principales -la relación Luke-Rey-Kylo, la misión de Poe frente al liderazgo de Holdo, y la búsqueda de Finn y Rose en Canto Bight- y el interés, tal cual el orden mencionado, va en forma descendiente. Con una duración de 152 min, es la película más larga de Star Wars y quizás esta se hubiese beneficiado de una edición más ajustada.

‘The Last Jedi’ es un episodio arriesgado

‘The Last Jedi’ es un episodio arriesgado, que prefiere provocar una reacción fuerte a quedarse indiferente ante el reciclaje de elementos previos. Pero su sublevación no es del todo cierta ya que todavía se siente como Star Wars. Un Star Wars, producto de su tiempo, que brinda amplia especulación para su futuro.

Comentarios

Reseña | Star Wars: The Last Jedi
Comments
To Top