Cine/TV

Reseña | The Predator

El fin de semana nos aventuramos a ver The Predator, y te contamos en breve lo que nos pareció en nuestra siguiente reseña. ¡Te extrañamos Arnold!

Como nos lo recuerda más de una vez la película, los depredadores fueron nombrados así por la habilidad de rastrear y explotar las debilidades de su presa y por el disfrute de la cacería misma, aunque el nombre no sea del todo apropiado. Al final del día, “depredador” suena más cool que “cazador deportivo” y esa sensibilidad es la que parece permear esta secuela, que deshecha toda lógica y espera que el espectador se deje llevar por lo que esta considera cool – lo cual, supongo, resulta de una combinación de matanzas gratuitas, incesantes diálogos vulgares y malos chistes.

La mítica y rastuda criatura, creada por Stan Winston y su equipo, tuvo su debut en ‘Predator’, con Arnold Schwarzenegger, la cual fue un excepcional híbrido del subgénero de “hombres en una misión” -en este caso un equipo de militares subcontratados para rescatar rehenes en una selva centroamericana- con una especie de “slasher” extraterrestre. La cinta inspiró varias secuelas (un par, en conjunto, con otra mítica criatura del cine, el xenomorfo, que no vale la pena mencionar) y ahora llega ‘The Predator’, co-escrita y dirigida por Shane Black, quien apareció en calidad de actor en la original.

Depredador tuvo su primer debut en la pantalla grande en 1987

Black es un guionista cuyo humor es tan negro como las historias sórdidas inspiradas en su devoción por las novelas de crimen y el cine “noir”. Anteriormente, reajustó dicho estilo ante niveles más aclimatados de franquicia hollywoodense con ‘Iron Man 3’ y ahora nos entrega un capítulo de esta serie que prometía regresar a sus orígenes.

Pero su guion, co-escrito por Fred Dekker, es un completo desastre (a nivel estructural, ni siquiera puede, competentemente, unir las diversos filamentos narrativos de cada uno de sus personajes). Lo que empieza con un soldado y su violento encuentro con el depredador, quien elimina a su equipo, corta a un grupo de científicos que estudian al espécimen, luego a un grupo de delincuentes enviados a prisión junto al soldado, luego a su hijo, un niño autista que al parecer puede dominar la tecnología extraterrestre en cuestión de minutos y luego a la revelación de un super-depredador que busca algo en la Tierra. Y sus personajes, desdibujados e irritantes, son como empleados en una fábrica de “one-liners”, capaz de bromear en los momentos menos apropiados.

Aquí es donde debo confesar que no sé si el mayor problema de ‘The Predator’ es su guion o su edición. A pesar de su clasificación restrictiva, embelleciendo la acción con sangre y ‘gore’, esta parece estar editada por un estudio inseguro, quien favorece transiciones abruptas para así acelerar el ritmo de su historia. Tal parece que el depredador también destazo la sala de edición de su propia película.

Y para añadir mayor insulto, Black sitúa gran parte de la película en penumbras, oscureciendo los diseños de sus criaturas (que incluyen perros depredadores) -aunque tampoco al grado de sepultar la imagen en los claroscuros de ‘Aliens vs. Predator: Requiem’.

The Predator’ contiene un atractivo reparto que seguro aceptó hacer la película para trabajar con Shane Black. Y aunque todo apunta al inicio de otra franquicia, si este es el nivel de producción que planea manejar Fox (un estudio con un historial de interferir con la visión autoral en franquicias establecidas), sugeriría retirarse de una vez. Sin duda, esta es una de las más grandes decepciones del año.

Comentarios

Reseña | The Predator
Comments
To Top