Cine/TV

Reseña | Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft

El pasado fin de semana tuvimos la oportunidad de ver la nueva película de Lara Croft y te platicamos lo que nos pareció. ¿Ya la viste?

El pasado fin de semana tuvimos la oportunidad de ver la nueva película de nuestra heroína de videojuegos,  Lara Croft y te platicamos lo que nos pareció. ¿Ya la viste?

Tomb Raider en los videojuegos

Como insaciable crío de los noventas, puedo referir al impacto de Tomb Raider durante su estreno. Distribuido por Eidos Interactive y originalmente lanzado para el fallido Sega Saturn (aunque luego para la PC y el PlayStation), el juego es un híbrido de exploración y acertijos en un entorno 3D. Aunque los controles y el movimiento de cámara son torpes para estándares actuales -ni se diga si alguien tuvo el “gusto” de jugarlo en un N-Gage-, este representó un meritorio reto que ciertamente alcanzó extremos con algunas de sus secuelas.

Pero, y más que la mecánica del juego en sí, el éxito fue sostenido directamente sobre los hombros pixelados de su heroína Lara Croft, la heredera británica de una fortuna familiar que pasa su tiempo buscando tesoros -Bruce Wayne e Indiana Jones más símbolo sexual, en una industria casi exclusivamente dirigido a gamers varones.

Los cambios a veces son buenos

Claro que Tomb Raider tuvo una longeva vida entre secuelas, adaptaciones literarias y cómics, además de dos películas protagonizadas por Angelina Jolie que son divertidos churros, si uno está dispuesto a aceptar su absurda y complaciente naturaleza. Pero, y como toda popular propiedad que ve el cambio de una generación, los derechos de esta pasaron a Square Enix, quienes reinventaron el origen de Lara y la situaron en un peligroso e inmersivo entorno (similar a los juegos de Uncharted). ¡Era ya hora de un reboot!

Nace una nueva leyenda

La nueva adaptación cinematográfica. Dirigida por Roar Uthaug y protagonizada por la ganadora del Oscar Alicia Vikander, Tomb Raider introduce a Lara como una magnífica atleta que se rehúsa a aceptar la fortuna de su padre hasta que descubre un secreto familiar que la lleva a una misteriosa isla cerca de la costa japonesa. Vikander le brinda una vulnerabilidad al personaje que la centra y refuta como superheroína (tal como en Batman Begins, este es el origen de la mítica figura que se formará en futuras entregas). La motivación del personaje se resume a un sentimiento de abandono y culpa y ningún artefacto es importante para ella más que para acercarla al destino de su padre.

El resto de la cinta será familiar para todo aquel que haya jugado el videojuego del 2013 y su secuela Rise of the Tomb Raider (cabe mencionar que algunas secuencias son prácticamente idénticas) o para todo aquel que haya visto alguna película de Indiana Jones.

Una adaptación aceptable

Aunque las adaptaciones de videojuegos al cine gozan de un rango variable entre mediocre y horripilante -en esta última categoría entra casi todo lo dirigido por Uwe Boll-, esta película siembra bien el campo para una interpretación actual (que no busca sexualizar a su protagonista como en las versiones previas) y en vez nos entretiene con una aventura sin mayor pretensión.

Lejos de ser la gran propuesta que rompería “la maldición de cine basado en videojuegos”, Tomb Raider es una película palomera que será del agrado de fans pero que no convertirá a nadie.

Programador para Doqumenta, Blogger y cinéfilo en general.
https://estaciongeek.mx/author/roman/

Comentarios

Reseña | Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft
Click to comment
PUBLICIDAD
To Top