Cine/TV

Reseña | Venom

Ya vimos la película de uno de nuestros parásitos favoritos, “Venom” y te platicamos si es tan mal cómo dicen los expertos.

‘Venom’ parece desafiar la cuestión de sí es posible lanzar exitosamente una película que gire alrededor de un villano, sin la presencia del héroe cuya mitología lo originó. Cintas como ‘Catwoman’ y ‘Elektra’ fracasaron rotundamente con el público y la crítica, al intentar redefinir su origen y establecerlas como antiheroínas en un entorno ajeno pero familiar.

La llegada de Venom

No es ningún secreto que Sony ha tenido un atropellado camino con la propiedad de nuestro arácnido favorito -con dos “reboots” en menos de 15 años y un acuerdo con Marvel que le permitió compartir los derechos del personaje para así incluirlo dentro de la franquicia de los Avengers. Ante la decepción con la versión reiterada, protagonizada por Andrew Garfield y Emma Stone, Sony decidió perseguir la idea de un “spin-off” con los Sinister Six, bajo la dirección de Drew Godard. El proyecto eventualmente fue cancelado para favorecer el acuerdo con Marvel. Pero ahora Sony busca revivir el interés por lucrar con la mitología, empezando por ‘Venom’ (en lo que parece una jugada desesperada por mantenerse relevante en el sobresaturado campo del género de superhéroes).

Del cómic al cine

El personaje fue creado por David Michelinie y Todd McFarlane a mediados de los ochentas y fue instantáneamente icónico, como una suerte de Spider-Man bizarro. Cabe mencionar que ambos comparten ciertos poderes gracias a que el simbionte espacial lo tomó como huésped. Algunas de las iteraciones sitúan al simbionte dentro de Eddie Brock, un periodista de ética cuestionable. En la interpretación de Tom Hardy, Brock brinda la clase de reportajes que destapa escándalos y denuncia injusticias en Youtube y, de repente, también realiza trabajos freelance para importantes periódicos.

Venom’ tiene un sabor retro desde su inicio -cuya premisa inicial comparte más en común con películas de serie-B sobre invasiones extraterrestres que una historia de origen de superhéroes. Después de la aparición de los simbiontes, la construcción de personajes es sumamente básica y cliché. La avaricia y amoralidad de nuestro villano empresario (interpretado por Riz Ahmed) son elementos tediosos y completamente predecibles. Lo mismo con la idealización e ímpetu que lleva a Brock a los laboratorios donde experimentan con humanos y simbiontes y que logra, accidentalmente, que uno de ellos escape con él. Los detalles sobre el emparejamiento entre ambos códigos genéticos parecen no tener relevancia conforme avanza la historia (o quizás siempre estuvieron a merced de la personalidad del invasor).

Hardy, en completa devoción al material, brinda una fascinación en su relación con el ente que lo posee. El actor dota al rol de una comicidad física que torna a la película en un inusual “bromance” que deleita a pesar de lo débil del guion referente. El simbionte desarrolla un cariño por Brock que, como una mascota tierna pero temible, finalmente lo ayuda a darse cuenta de que ha encontrado un hogar en la Tierra. Esta extraña dicotomía, entre momentos de horror y comedia, hace que la película sea mucho más entretenida de lo que debería ser.

Venom’ no es el desastre que anuncia la crítica, pero si es una cinta de placeres un tanto culposos, elevada por la presencia de Hardy (quien además es la voz de Venom). Les recomiendo se queden para la escena durante los créditos que anuncia a otro personaje clásico, que en este caso es interpretado por un actor muy conocido y una terrible peluca. ¡Venga ya la secuela!

Comentarios

Reseña | Venom
Comments
To Top